Córcholis con la tecnología

Os habéis fijado la capacidad que tiene la tecnología (en cualquiera de sus ámbitos) de engancharte y hacerte que te hagas dependiente. Y os preguntaréis ¿y a qué viene eso ahora? Pues lo he pensado esta tarde mientras jugueteaba con el móvil durante la celebración de una comida en honor al día 1 de Enero del 2010. Cómo nos echamos la mano a los bolsillos antes de salir de casa para ver si llevamos encima el móvil. Peor aún, la sensación en mitad de la calle de que te has dejado el móvil. Te dejas el dinero o el DNI y no pasa nada, eso sí, el móvil NO POR FAVOR!!!!!

Intentaba recordar la primera vez que llevé móvil y fue por el año 1996. La verdad es que fue por trabajo y la idea me maravilló en su momento. Ahora nos hemos convertido en sus exclavos. Estoy convencido que si nos proponen de quitarnos el oxígeno o el móvil (a modo de elección estúpida) alguno se decantaría por el último. Espero no llegar a este punto. Aunque pensándolo bien, de oxígeno siempre tengo tiempo de conseguirlo no? 😛

Bye,bye 2009 (o “adiós a la crisis del 2009”)

Lo que dejamos atrás con el 2009 y lo que nos espera en el 2010

Bueno, ya ha llegado el final del 2009. Vaya año eh? El 2009 será de aquello años que la gente recuerdo por “la crisis del…”. Está la del 29 (que ahora porque no hemos llegado al 2029 pero cuando lleguemos qué?). Está la del 92 (en el mismo caso que la del 29). Está la del 2003 (la gente ya veía que decir “la del 3” sonaría poco serio) y la del 2009. Qué sofoco hemos pasado!

La verdad es que todos los españolitos sabíamos que iba a llegar el tema del estallido de la burbuja inmobiliaria. De hecho, todos los sabíamos hace unos 15 años. Seguro que todos hemos escuchado aquello de “verás cuando esto reviente”. Joder! Y lo gilipollas que hemos sido que seguíamos erre que erre con nuestras “inversiones”. Y que conste que hablo en plural mayestático (mayúsculo según Aída).

Quién ha sufrido realmente todo este tinglado? Pues los de siempre, la mano de obra que se lanzaba al sector del ladrillo para ganar mucha pasta, currando mucho y con unas ilimitadas ganas de seguir llenando nuestros bolsillos. A decir verdad, todo ha venido a raíz de la profunda  y endémica avaricia que corre por nuestras venas desde hace siglos en la cultura española. Parecerá una crítica demasiado genérica contra mis compatriotas, pero es la pura realidad. La necesidad de tener más cada día sin conformarnos con lo justo y necesario. La absurda sensación de grandeza al disponer de un piso más grande, un coche de gama alta y las vacaciones más lejanas posibles. En resumen y para que esta entrada no tenga un tono de reprimenda eclesiástica, recogemos lo que todos (y no solo banqueros, inmobiliarias y políticos) hemos ido sembrando.

Y qué nos depara el 2010? Pues creemos que más de lo mismo. Seguramente seguirán creciendo los parados. Seguirán dejándose de pagar hipotecas. Crecerá la tasa de morosos, aumentará el déficit, bajarán los recursos dedicados a las acciones sociales (véase, sanidad, educación y pensiones) y todo más o menos lo mismo. No con los decrecimientos del 2009 (confirmado que 9 queda mal, lo he probado y la frase quedaba triste) pero seguiremos “pa bajo”. Puede que solo un poquito “pa bajo”, pero “pa bajo” seguro.

Bueno, a apretarse el cinturón. Pensad que esto es un reajuste necesario para hacer limpieza de una economía que se sostenía en unos pilares ya no de ladrillo, sino de adobes (Photoshop’s :P)

La verdad es que debemos aprender de nuestros errores y pensar en que las cosas se basan en el esfuerzo, en el trabajo bien hecho y en el respeto por las formas. Aquel que quiera ganar dinero rápido que piense que debe de haber alguna trampa en ello o bien, que seguro que engaña a alguien.

Por último una pequeña reflexión que me gustaría que “cuajara” entre los lectores de este Blog. Please, intentad no poner en la misma frase las palabras “piso” o “casa” con las palabras “inversión”, “oportunidad” u “ocasión”. Convenceros, es el problema cultural de este país. Un piso JAMÁS debe ser una inversión.

Esperamos que el 2010 no sea tan malo como algunos piensan, pero recordad que tampoco será tan bueno como otros nos quieren hacer ver.

Coste de equivocarse? Ninguno! Pueden hacerlo hasta hartarse!

Por el mes de Julio, tuvo que dar de alta la luz en un local. La persona que me atendió de Endesa se comportó de una manera muy atenta e incluso parecía que ya hubiera llegado la Navidad. El caso es que de forma ágil y eficaz tomaron los datos que me iban solicitando y en un “plis-plas” cambiaron de nombre el contrato siendo yo en ese momento el feliz pagador!

Al cabo de unos días (quizás semanas) comencé a recibir 2 facturas de luz casi simultaneamente. Los importes no eran importante pero me picó la curiosidad. Llamé al servicio de atención al cliente de Endesa con la esperanza que me volviera a atender la bondadosa señora que me atendió tan bien en el alta. Negativo! Al teléfono se asoma un hombre con acento “desganao” que tira de espaldas. Tras varias “averiguasiones” me comenta que tengo dos contratos a mi nombre. El que yo había dado de alta y otro de Girona (Gerona) capital. Una comunidad de vecinos a la que se le había adelantado la lotería del Niño ya que habían encontrado una “lerdo” que les iría pagando los recibos del consumo eléctrico de su comunidad de vecinos.

Con buenas palabras, y con la absoluta intención de no perder los nervios, intento hacerle entender que debe ser un error porque en ningún momento yo he solicitado pagar los consumos eléctricos de las comunidades de vecinos que así lo fueran solicitando. Entre que debió ver un atisbo de cinismo en mis palabras (cosa que ya os voy informando que me es del todo imposible evitar) y que el muchacho estaría en una situación muy alejada de los dos supuestos (baja o alta de servicio) a los que le habían entrenado en el curso de 15 minutos de operador de Call Center, el muchacho comenzó a soltar monosílabos imposibles de entender. Tras unos eternos 2 minutos y de forma muy servil (porque eso sí que lo tienen) me dice que toma nota de la incidencia y abre una reclamación. Olé! Lo conseguí!

Sonido de viento y arbustos del oeste pasando durante varios meses.

La cosa no parecía solucionarse. Tras varios intentos de ponerme en contacto con Endesa para obtener una respuesta y conseguir un simple “seguimos trabajando en ello”, decido comenzar a devolver los recibos más antiguos no vaya a pasarse la fecha del derecho de devolución y que al final los de la comunidad de vecinos me envíen una Christmas navideño de agradecimiento. Joder! Encontré la solución! Resulta que si quieres llamar a cobro revertido, solo tienes que devolver un recibo y SON ELLOS LOS QUE TE LLAMAN! Eso sí, las intenciones están muy alejadas de lo que tú esperas. Ellos quieren cobrar. No les expliques milongas. Solo quieren cobrar. Si pasadas 48 horas no pagas los recibos devueltos, te cortan la luz. “Mire caballero. Déjeme explicarle. Esto es que ha habido un error y me ha estado cobrando un contrato que no es mío, que no sé de quién es y… TU,TU,TU,TU,TU, Oiga? Hola?” Colgaron.

Ahora resulta que si no pago las cantidades que devolví, que me cortan el servicio de suministro eléctrico ya no solo de la comunidad de vecinos (que ya les he cogido cariño y, leches! me sabe mal) sino que también me cortan la de mi local!

Es evidente que alguien de Endesa se equivocó. ¿Cuál ha sido el coste de equivocarse? Para Endesa poco. Mis pequeñas devoluciones. Resulta que el proceso debe ser: Tu vas pagando y reclamando a la vez (resulta que es compatible) y ya si eso, si la cosa ya más adelante puede ser que te atiendan, entonces Endesa ya verá la forma de devolverte lo que te han cobrado equivocadamente (supuestamente, claro :P) o que si eso, ya eso. Y el tiempo que he tenido que dedicar? Y los intereses? Y las comisiones de devolución? Y mis malhumores?

Equivocarse es demasiado barato. Tanto como opinar!

Las Navidades

No sé qué tienen estas fiestas que siempre que las veo llegar en el calendario, mi humor cambia. No acabo de entender porqué. Realmente no encuestro una explicación racional de los motivos. Supongo que la razón principal se basa en “la gente”. Os habéis dado cuenta que en estas fechas, la gente tiene una capacidad de concentración (geográfica me refiero) que no tiene parangón? Antes de llegar estas fechas pensabas “voy a ir a un centro comercial, o al mercado, o a hacer cualquier encargo ya que es Martes por la mañana y no debe haber gente” y efectivamente, no encontrabas gente. Llegadas esta fechas piensas “Me voy a acercar a hacer un recado a tal sitio porque siendo Miércoles a las 10:30 de la mañana, todo el mundo estará trabajando y seguro que me atienden bien” Meeeeeeec (onomatopeya de sonido irritante típico de consurso de preguntas y respuestas cuando fallan), o sea, que un cuarto de la población de tu ciudad ha dejado de currar para intentar coincidir contigo en un habitáculo concreto a una hora óptima.

Ahora que voy escribiendo, me van asaltando motivos por los cuales incremento mi rechazo a la Natividad: los anuncios de colonias susurrados en francés, el saludo típico de tus vecinos “buenas fiestas” cada vez que te ven (incluso varias veces al día), las luces de Navidad que no acabo de entender con tanto “ahorro energético”, las frase típicas de “no pongas esa cara, que estamos en Navidad” 😉 Vaya que llegados a este punto resulta que la úlcera no te puede comenzar a sangrar!

Y las comidas? Qué me decís de las comidas? Insultante! Yo creo que se puede llegar a tirar más de la mitad de las comidas que se hacen. Nos deberían de vigilar y multar por cada gramos de comida desperdiciada.

No quiero tampoco dar la impresión que quiero ir en contra del mundo. Simplemente, que me toca las bolitas del arbol!

Venga! Echamos a andar!

Hace algunos años (bastantes me temo) un grupo de amigos de instituto empezamos a quedar los sábados a las doce del mediodía para tomar un café. Nos servía para hablar de nuestra cosas de juventud y de nuestra experiencia de estudiantes (o no). Pasados ya todos estos año, aún dura nuestra costumbre y cada sábado a las 12 del mediodía seguimos quedando para charlar. Eso sí, ya se nos pasó lo de la época de estudiante. Ahora estamos metidos de lleno en la vida sencilla y rutinaria de cualquier persona que se acerca a los 40 años y que empieza a saborear el sentido verdadero de la palabra “experiencia”. Vamos, que vamos pa’ bajo.

Somos 6 personas a las que aprecio mucho. Todos, excepto el que os escribe, tienen una inteligencia abrumadora. Yo he sabido suplir esa carencia con mi capacidad para absorber sus opiniones e ideas sobre lo cotidiano. Cafealasdoce.com pretende ser un sitio donde se recojan todos los temas que considero/consideramos son, o bien de actualidad, o bien nos hacen gracias, o bien son criticables o simplemente porque nos ha llamado la curiosidad.

Intentaré que, con una regularidad semanal, poder volcar nuestras charlas de café los sábados a las 12 en este blog. No digo que pueda haber una mayor frecuencia (quien sabe qué puede pasar entre un sábado y el siguiente), pero como mínimo será semanal.

Cualquiera que quiera escribir, criticar u opinar en este blog es bien acogido. Solo pido/pedimos que se haga en una tono correcto y con una argumentación elegante.

Saludos.