MENOS IRPF, MAS IMPUESTOS

Sé que puede sonar incongruente, pero es una teoría que, desde mis limitadas capacidades en economía, tengo desde hace un tiempo. La explicación es muy sencilla y, como en todo, habrá versiones completamente opuestas. Ninguna será válida y ninguna será la acertada, pero todas tendrán una parte de verdad. Aún así, los economistas, como decía Perich, son aquellas personas que saben explicar perfectamente lo que pasó en tiempo pasado pero jamás prever los que ocurrirá en el futuro.

Y me ha venido a la cabeza explicar mi teoría debido a la noticia que ha aparecido hoy sobre que el PP va a bajar los impuestos. Como gran titular. Pero lo que va a bajar en realidad es el IRPF que no tiene por qué ser los impuestos.

Las rentas medias en España están casi siempre por debajo de los 30.000€. De hecho, la media de la renta en el año 2012 (última confirmada) es de menos de 10.000€. Estas rentas suelen tener unas retenciones de entre el 0% y el 20%. ¿Qué significa que el estado reduzca el IRPF? Pues significa que cada mes, cada ciudadano dispondrá de mayor importe neto en su bolsillo. Y todos pensaremos que eso está bien. Y está bien porque así podremos gastar más. Es así como lo piensa en gobierno actual. Si el ciudadano dispone de mayor neto, podrá consumir más. Eso se entenderá como una reactivación de la economía puesto que si consumimos más, las empresas deberán producir más. Al producir más las empresa, generarán mayor empleo. Mayor empleo significará, mayor número de gente consumiendo y mayores ingresos por IRPF (no porcentualmente pero sí en valor absoluto). Y aquí comienza de nuevo la rueda.

¿Y cuál es la trampa según mi punto de vista? Pues que cualquier reducción del IRPF si está enfocada al consumo, lo que significa es que el nivel de IVA recaudado aumenta. Mayor consumo, mayores ingresos por IVA. ¿Y qué tipo de interés tiene el IVA? En la mayoría de los casos un 21%. Además, el mismo gobierno que dice bajar los tipos de IRPF son los que con anterioridad aumentaron el IVA. Y no solo eso, aumentaron los tipos de productos que están tasado con el 21%.

Y es aquí donde llega la solución a la aparente incongruencia inicial de esta entrada. Si el dinero que se tasa por IRPF a un 5% menos (haciendo un resultante neto del 10-15% de IRPF) pero luego, al gastarlo en consumo, se paga a un 21% por el IVA, entonces, estamos pagando más impuestos por el mismo dinero.

Bueno, al fin y al cabo, es una simple teoría de un inexperto en economía.

Ojalá alguien me lo explique diciéndome que estoy totalmente equivocado 🙂

Deja un comentario