EQUILIBRIO

Y lo difícil de mantener.

Y no me refiero al equilibrio físico, no. me refiero al equilibrio que hay que mantener siempre en cada momento de tu vida. Y no es fácil mantenerlo porque siempre existe una tentación que te lleva al contrario de lo que debieras.

Es como resumir la lucha entre el “deber” y el “querer”. Tengo una norma y no es otra que hacer primero lo que debo y luego lo que quiero. Bien es cierto que mi objetivo primordial es conseguir que lo que quiero y lo que debo sean lo mismo, pero no siempre se puede conseguir.

Un ejemplo para intentar explicarme. Durante los últimos 3 años de mi vida, he sido muy metódico para mantener una alimentación equilibrada y saludable. Pero al hacerlo, debía rechazar las constantes tentaciones que iba recibiendo cada día de mi vida: unas tapas, un helado, un McDonalds, una costillada… Mi cabeza me decía que lo que debía hacer era rechazar todas esas ideas pero mi instinto me indicaba lo contrario. No os podéis imaginar (o sí :P) lo dura que es esa lucha. Y de forma constante. Más aun cuando tienes una madre que cocina como una artista. Al final, mi lucha ha servido para que coma lo que debo pero, además, coincide con lo que quiero. Es un proceso costoso pero para todos accesible.

Es un solo ejemplo de lo que es la vida. Se repite en cómo dejar de fumar. O cómo mantenerse en forma. O cómo emprender un proyecto. O cómo mantener tus relaciones de amistad o familiares. Todo, absolutamente todo presenta una dualidad entre lo que quieres hacer y lo que debes hacer.

Intento imaginar qué cosas ocurren de esta forma y me sale una larga lista de situaciones en las que se repite. Y al final se relacionan con actitudes. Algunas dualidades que te llevan a la “lucha”:

Hosnesto Vs Ambicioso

Consecuente Vs Conveniente

Lealtad Vs Adecuado

Esfuerzo Vs Comodidad

A veces, cuando veo a una persona obesa por la calle mientras camina con ciertos esfuerzos y fumando pienso “vaya por Dios! Sin duda, han ganados los “quiero” frente a los “debo”. “Quiero fumar” Vs “debo dejarlo”. “Quiero saciarme” Vs “Debo equilibrar mi alimentación”. “Quiero estar sentad@” Vs “Debería hacer ejercicio”

Somos pocos los que leemos este blog, pero estoy convencido que cada uno de nosotros tiene a diario algún tipo de lucha interna en alguno de estos sentidos.

Yo, por ejemplo, lucho cada día con levantarme temprano para hacer deporte. Mi lucha la resumiría en “quiero descansar en la cama” Vs “debo mantenerme en forma”. Es evidente que cada uno tiene un equilibrio y que cada uno se lo gestiona como quiere. Que no hay un pensamiento en este aspecto que sea mejor que el otro. Seguro. Lo que sí es cierto es que paseando por la calle, cada día, veo demasiada gente haciendo lo que quiere en vez de lo que debe.

“Debo recoger las cacas de mi perro” Vs “no creo que nadie me vea ahora no cogerla. Eso que me ahorro”

“Debería ceder el paso a esa bicicleta que está subiendo la cuesta” Vs “lo siento, llego tarde”

“Debo bajar la música para no molestar a mis vecinos” Vs “Cómo mola la música con esta potencia”

“Cuando me ayudan, debo ayudar” Vs “si pudiera lo haría. No es por falta de ganas, pero…”

Mi propuesta: Primero lo que se debe hacer y luego lo que se quiere hacer. No es tan complicado y la sociedad, por lo general, sale ganando. Y please, no te fijes en el que lo hace mal, tu cerebro te engaña para que tu conciencia se consuele. Y no es el camino.

Deja un comentario