EL SACO DE JUGUETES

Pues sí, esto es lo que creo que es la vida: un saco de juguetes.

Pensando en cómo funciona la vida, me vino esta idea a la cabeza. La desarrollaré un poco por no parecerme a Forrest Gump y su caja de bombones. El parecido es razonable, pero hay variantes 😉

La vida es como un saco de juguetes. Imaginad este saco y que os asomáis a él. Qué veis?

– Están los juguetes que te han regalado. Juguetes que o bien pediste o bien alguien te regaló. Juguetes que deseabas recibir y recibiste. Juguetes que ni esperabas recibir y los recibiste. Juguetes que te han decepcionado cuando esperabas mucho de ellos. Juguetes que ni esperabas y que te sorprendieron cuando los descubriste. Juguetes que se han roto con mucha facilidad. Juguetes que aguantan todo lo que le eches. Juguetes que no te hacen mucha ilusión, pero que de vez en cuando te sacan de un momento de aburrimiento. Juguetes que sirven para jugar en grupo y otros para jugar tu solo. En definitiva, juguetes que te han aportado momento de satisfacción y otros que no. Juguetes que te han defraudados, que te han sorprendido, que te han ilusionado…

– Y luego los juguetes que tú mismo has comprado. Y las situaciones son muy parecidas, lo único que no se cumpliría respecto al apartado anterior es que lo que te compras no te sorprende. Ibas a “tiro hecho” 😉 Pero el resto de situaciones se cumple. Juguetes que te has comprado y han cumplido tus expectativas y otros que no. Juguetes que te han durado mucho y otros que no. Juguetes que en cuanto los recibes, sabes que has acertado. O no 🙁

Para entender finalmente este paralelismo que hago con la vida, simplemente hay que realizar las siguientes sustituciones:

– Cambiar “juguete” por “amigo”

– Cambiar “recibir” por “conocer”

– Cambiar “comprar” por “presentarte”

Y un final vital, el saco es tu familia. Es el que, al final, acaba soportándote 😉 También es cierto que, algunos “juguetes” acaban formando parte del “saco” 🙂

Aprovechemos todo lo que podamos el tiempo que se no da. Sino, veremos cómo se nos va agotando sin darnos cuenta.

Saludos!

Deja un comentario