MERCADO LIBRE. VALE, PERO ¿HASTA DÓNDE?

Durante este último año lectivo he estado realizando un MBA. Es algo así como un curso en el que te explican cómo funciona el mundo empresarial en el mundo y más concretamente en España. Temáticas muy variadas tipo “Recursos Humanos”, “Macroeconomía”, “Análisis financiero”, “Contabilidad” o “Cálculo de costes”. Me gustaría centrarme en ésta última para hacer una reflexión de cómo está enfocado el mercado libre que tanto se comenta como necesario y práctico.

La base de la economía es el crecimiento. TODO por el crecimiento. Recientemente estamos viendo empresas multinacionales que están echando a la calle a ingentes cantidades de personas porque “solo” han ganado los mismo miles de millones de euros que el mismo trimestre del año pasado. ¿Cómo? ¿Que has ganado miles de millones de euros pero como no has crecido en este beneficio tienes que echar a gente a la puta calle? Como diría aquel entrenador tan peculiar ¿Por qué? Simple, porque todo se basa en el crecimiento. Hemos de crecer siempre. Si no crecemos, es un fracaso. Si ayer 1 Kgr de harina valía 1 euro, el año que viene debe costar 1’1€. No entiendo muy bien por qué pero supongo que debemos quedarnos con aquella frase tan manida que nos decimos unos a otros “Ayyy! Es que todo sube!”

“Ansia viva!” Eso es lo que es. Nada de mercado libre. Nada de potenciar la competitividad. Nada de “no poner límites a la creatividad financiera”. Es simple. Es el “ansia viva”. El “merme” que hace que siempre vayamos queriendo un poco más que ayer 😉

¿Y es ésta una actitud de las grandes multinacionales? Qué va! El más simple de los comerciante lo aplica sin escrúpulos. No tenemos nada de qué quejarnos. Somos todos iguales. Siempre queremos más. Un ejemplo. ¿Cuánto gana una zapatería en época normal? Debe ser muchísimo. Y sabemos que es así porque cuando llegan las rebajas y aplican un 50% de descuento todos pensamos que, aún así, el comercio está ganando un margen comercial. Si lo ganan haciendo un 50% de descuento, ¿Cuánto ganarán cuando no hacen descuento? Ya os lo digo, barbaridades! Es lícito hacerlo. Cada cual aplica los precios que quiere. Y cada cual es libre de comprar dónde y cuándo quiera. Pero si todos lo hacen, entonces lo de “libre” queda un poco de la mano de Dios. ¿No os parece?

Vuelvo a la asignatura que os he comentado al principio. “Cálculo de costes”. Resulta que existen disciplinas económicas que se encargan de calcular qué supone producir/vender para un empresa y que costes vienen asociados al desarrollo de las actividades de cada empresa. Si te paras a pensar es lógico. Debemos saber qué cuesta fabricar “algo” para saber qué precio poner para no perder dinero. Vamos que hasta aquí está claro. Evidentemente ésto se desgrana en miles de opciones y de cálculos para que la equivocación sea lo menor posible. Quien implanta este tipo de cálculos ya asume que se equivocará porque “el mercado” es caprichoso y va por donde quiere. Para ello aplicas “desviaciones” también calculadas dependiendo del nivel de riesgo que asumas en ciertos parámetros. Bueno, como resumen, que ahí metes todos los costes y también el precio que quieres cobrar con el margen comercial que quieres recibir teniendo en cuenta los gastos que seguro tienes y las variaciones que puedan ocurrir. Con esto tienes el precio de producir/vender una unidad de tu producto/servicio, las posibles variaciones que puede tener y el margen comercial aplicado. Es decir, el beneficio que quieres ponerle. Este dato se llama “COSTE”. Es un punto importante. Cuando decimos pues, “NUESTRO COSTE” debemos pensar que estamos calculando qué coste tiene el producto/servicio con el margen de beneficio que queremos sacar. ¿Por qué cojones vemos luego cómo los comercios aplican márgenes del 200-300%? Esto es insostenible e incomprensible. Si mire por donde se mire, cualquier cosa que pase de márgenes de 25-30% está siendo un ROBO. Y lo digo con todas las palabras. Es un ROBO que alguien te cobre por una camiseta Desigual 60€ cuando el “COSTE” de fabricación (recuerdo que es incluyendo el margen comercial) es de 30 céntimos de euro en China. Para mí no tiene otro nombre.

Hace un tiempo escuché que existe legalmente el concepto de usurería en España y que está tipificado como delito. Creo recordar (admito que no lo he contrastado) que el margen no puede pasar del 500%. En el caso de la camiseta de Desigual, el margen comercial sería de un 20.000%. No está mal 😉

Es IMPOSIBLE que esta forma de funcionar económicamente en la vida tenga un futuro cierto y concreto. Más bien todo lo contrario. Y esta crisis es el comienzo de algo necesario: Resetear el sistema. Como “persé” es imposible tener crecimientos progresivos, de repente ocurre un “Fail” con este (y que suelen ser cíclicos) para poner a la baja precios, sueldos, derechos y un largo etcétera.

Deberían perseguirse los márgenes comerciales usureros. Creo que sería la forma de “controlar” a los salvajes “mercados financieros”

Mera opinión, por supuesto.

Deja un comentario