NUESTROS AMIGOS, MÉDICOS (Y ENTRENADORES, E INFORMÁTICOS…)

Es una época de gripes y resfriados. Bueno, la Gripe A no, que ya ha quedado claro en este post http://www.cafealasdoce.com/2010/01/accion-reaccion/ . Pero bueno, aún nos quedan otras gripes, resfriados, virus, bacterios y resto de micro-bichitos.

Cuando un de estos “bichitos” consigue hacerse con el control de tus lacrimales, nariz y con el control de temperatura, estás jodido. Y no te libran de pasar unos cuantos días jodidos. No se acaba el mundo pero te cagas en él repetidas veces. Intentas hacer tu vida todo lo normal que el “malestar general” te lo permite. A veces, se nos ocurre ir la médico para que nos recete algo. Sin embargo, nos hemos olvidado de nuestro más preciado tesoro: nuestros amigos.

Nuestro amigos, aunque todavía no os hayais dado cuenta, tiene una formación en medicina digna de un premio Nobel. Eso le permite poder diagnosticar y recetar con total fiabilidad un sinfín de medicamentos, ungüentos y soluciones. Sin duda, y dada nuestra ignoracia evidente, debemos de hacer caso a todas y cada una de las recomendaciones que nos vayan dando. Más aún, a cada amigo, un cambio de prescripción. Contad que cuantos más amigos, más posibilidades de que la combinación perfecta de productos químicos aparezca y acaben con tu sufrimiento.

Y es que nuestros amigos están mucho más preparados de lo que jamás nos hubiéramos imaginado. A parte de las facultades sanitarias ya expuestas, existen multitud de disciplinas dominadas de forma natural. Nuestros amigos (y nosotros como amigos de nuestros amigos) son entrenadores de futbol, informáticos, políticos, sexólogos, pediatras. Esto último podría ser considerado lo mismo que el médico pero no. Necesita una mención especial. Nuestros amigos (que ya son papás) son los que nos dirán qué pasa cuando nuestro bebé llora, o qué hacer para calmarle o cómo ponerlo para dormir. Esta cualidad no es innata. Se adquiere una vez que has experimentado la paternidad. Ojo!

Con la informática pasa tres cuartos de lo mismo. Cuando tengas un problema simplemente descuelga tu teléfono y, por azar, marca el número de teléfono de cualquiera de tus amigos. Cualquiera de ellos no dudará ni cinco segundos en darte una solución que, también es verdad, es prácticamente seguro que no funcionará. Haz la estadísticas a ver cuántos de los que llamas te dice “mira Pepe, no tengo ni puta idea y no quiero que metas la pata por mi culpa”. Ninguno, todos ponen en serios peligros tus sistemas. Por qué lo hacen? Coño! No les has llamado, será porque te fias de ellos no? Pues ala, ala, a apechugar.

Permitidme cerrar este post con el deporte rey, el FUTBOL. He de confesar que he llegado a participar en conversaciones que tienen una altura técnica elevadísima y no me ha temblado el pulso en emitir mi propia opinión al respecto. Eh, que la he defendido hasta la muerte! No puede ser de otra forma! Luego, al analizar mi comportamiento, solo he sabido sentir vergüenza. Y es que no tengo ni puta idea pero coño, opinar es gratis no? No va de eso este maldito blog 😛

Todos llevamos dentro una porción de todo aquello que no somos y que sumándolo hace un todo llamado ignorancia.

Un comentario en “NUESTROS AMIGOS, MÉDICOS (Y ENTRENADORES, E INFORMÁTICOS…)”

  1. Ya lo decía un compi del trabajo:
    “Las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene uno y le parece que los de los demás huelen”.

    Esto no viene mucho a cuento, pero es bueno y quería dejarlo escrito.

Deja un comentario