El negocio ideal en España.

Uno de los temas que tocamos en el último café de las doce (o primero del año 2010) es cómo conseguir el negocio ideal. La cosa no está clara ni tiene una ciencia exacta. Eso es evidente. De lo contrario todos tendríamos un negociete próspero que nos ayudara a ser adinerados.

A lo que vamos. ¿Cuál es el negocio perfecto en España? Conclusión: el que puedas recoger de sus usuarios un importe lo suficientemente pequeño que haga que desactive su voluntad de ir a denunciarte por la estafa que le has metido. Complicado? No, un ejemplo de una de las personas que tomamos café a las doce:

Aparece un anuncio de periódico en el que se ofrece un trabajo para realizarlo en casa. Es un teléfono fijo. “Gratis” piensas. Llamas. Mierda, sale una locución que te dice que si llamas por el tema del anuncio del trabajo que debes llamar a un 906 (ups! eso vale pasta no?). Aún así piensas “bueno, voy a ver si solo me gasto un par de euros y escucho qué me ofrecen”. Llamas. Locución que te mantiene en el teléfono durante casi 5 minutos. ¿Saldo? Negativo, claro está. Inmediatamente te indignas. Bueno, te indignas relativamente porque ya sabías que te iba a costar dinero pero… te indignas. Esto va en la sangre y es imparable. “Voy a denunciarlo a los Mossos” (policío autonómica catalana). Llamas al 112. “mira que era para denunciar una estafa de una oferta de trabajo con un 906”. El Mosso te dice que tienes más razón que un santo. Que te persones en la comisaría más cercana porque eso es un delito y debe denunciarse. Eso sí, lo has de hacer presencialmente en una comisaría.

¿Qué son 5 euros?

Pasas

Alguien ya ha montado el negocio ideal. ¿Y por qué digo en España? Lógico, somos perezosos por naturaleza. Nuestra cabeza tiene una capacidad de cálculo impresionante para saber si el esfuerzo que debemos dedicar a una acción nos reportará un beneficio suficiente como para realizarlo. El resultado, como ya os podéis imaginar, es siempre negativo. Ejemplo de formula:

F = Fuerza necesaria para realizar la acción

B = Beneficio que nos reportará la acción

R = Resultado. Si es negativo no vale la pena. Si es positivo, sí, adelante.

Caso práctico:

F – B = R

F = Fuerza necesaria para vestirse, coger la documentación, hacer cola para realizar la denuncia (siempre hay mucha gente, sospechosos no?) y finalmente hacer seguimiento de la denuncia

B = 5 euros

R = Una puta mierda! Eso me pasa por gilipollas. Yo paso de ir ahora a la comisaria!!!!

Este es el negocio ideal. España está lleno de estos tipos de negocios. ¿Qué ocurre si Movistar te cobra 0,50€ de más en una factura? Reclamas unas vez. Se corta la llamada. Reclamas una segunda vez. Se corta la llamada. Aplicas la fórmula anterior y concluyes “Para 50 céntimos de mierda!” Y ala, Movistar se embolsado tus 50 céntimos y los de quinientas personas más que han aplicado tu misma fórmula.

Hemos de reconocerlo. Somos perezoso como pocos. Yo cada día un poquito menos. Eso sí, a cambio de protestar por cualquier cuantía, mi estómago está sufriendo hemorragias constantes de sangre vía ulcera estomacal sangrante y galopante (a partir de ahora la conoceremos como Ulcera Estomacal Sangrante o UES). Con esta nueva actitud consigo más cuelgues en las llamadas, más procesos eternos de comunicación por faxes o burofaxes, visitas personales a empresas que se me mofan a la cara y un largo etcétera.

Solo existe un problema. Si aplicamos la fórmula anterior pero con uan variante la cosa puede llegar a ser perjudicial para la salud:

F – R – UES = -(R*Infinito).  Esto provoca la muerte casi con total seguridad.

Qué hacer? Sencillo, sigamos aceptando pagar estas pequeñas cantidades. Bueno, o esto o confiar en que las autoridades públicas eliminen estas prácticas ilegales….

Mejor seguimso pagando!

2 opiniones en “El negocio ideal en España.”

Deja un comentario