DERECHO A INFORMAR Vs DERECHO A OPINAR

A raíz de ver la noticia de que unos directores de información les han condenado con penas de carcel por sacar a la luz pública una información que no debía, se me ha pasado por la cabeza una pequeña reflexión que me gustaría comentar (postear?)

La verdad es que los medios de comunicación están amparados bajo un derecho (al que recurren y citan unas 500 veces al día) que les otorga prácticamente inmunidad legal. Es decir, de una forma más simple, que pueden decir/escribir lo que les salga de sus berzas porque el derecho a informar está por encima de otros derechos. Esto seguro que lo habéis oído alguna vez.

Yo quiero que alguien pueda enviarme una tabla de los derechos que tenemos todos pero jerarquizada de mayor a menor. Algo así como la reglas del poker: un trío gana a una pareja. En el caso que hablamos debería ser: el derecho a la vida gana a todos (fuerza 10 ataque y defensa, como en los juegos de rol), después viene… no sé… ¿el de la vivienda digna? 🙂 Es broma, perdonad. Luego vendría el del derecho a la información, luego a la intimidad, luego… Pues eso, una lista de mayor a menor para que los que nos estamos formados en leyes, podamos saber cuándo alguien hace lo que le sale de los cojones porque dice ampararse en un derecho prácticamente intocable.

¿Y por qué esta ida de pelota? pues muy sencillo. Tengo la sensación de que los que abogan por su derecho de información, están cambiando dicha información por opinión. Un ejemplo para aclarar lo que yo veo como una gran diferencia:

Información: “el paro subió en el mes de Diciembre del 2009 en 45.537 personas” (NOTA: cifra inventada, no tengo tiempo para ir a contrastarla. Pero oye, lo dejo claro)

Opinión: “debido a la mala gestión del Gobierno el paro subió el mes de Diciembre del 2009 en 45.537 personas” (NOTA: aplíquese la NOTA anterior)

¿Lo véis claro no? Una cosa es relatar la noticia tal cual y otra cosa es añadir una información (que sí que es información) pero que no pertenece a la noticia. Permitidme otro ejemplo:

Información: “la economía empieza a recuperarse”

Opinión: www.elmundo.es , www.elperiodico.es , www.lavanguardia.es , www.abc.es , www.ser.es , www.cope.es, ….

Todos, absolutamente TODOS están empresarialmente obligados a no quedarse en “tan solo” la noticia. Cualquier periódico, radio o televisión es una empresa que gana dinero cuantos más periódicos venda, o bien cuanta más audiencia tengan. Es imposible “solo” dar la noticia. dejarían de ganar dinero. ¿qué deben hacer? Dar opinión. Crear opinión. A  cambio ¿qué reciben? Más dinero. Pueden contratar a columnistas (“opinionistas”) de renombre, o en la radio contar con populares comentaristas (“opinionistas”). En fin, deben y quieren aumentar su cuota de mercado. Es decir, ganar aún más dinero. Incluso, sin ningún tipo de ánimo pecaminoso, si le quitan dinero a la competencia, mejor. No es ganar porque “yo lo valgo” es ganar quitándole al otro. Importante.

Eso sí, luego, cuando la información se transforma en opinión y se nos “calienta la boca” (o la mano al escribir) entonces ya todo es derecho a informar, que si quieren tirar por tierra un derecho básico de la democracia, que si “todos contra el fuego, todos contra el fuego” (fuego=poderes ocultos que quieres tirar por tierra ciertos medios de comunicación).

¿Os habéis fijado que en los programas tipo “mesas de debates” (creo que en los periódicos también lo hacen) siempre ponen en letricas pequeñas lo de “la opiniones vertidas por nuestros colaboradores no tienen porqué corresponder con las del programa”? ¿Para qué leches lo contratas? Para ganar más dinero ¿no? Eso sí, si dice algo incómodo, que allá se las vea él delante de un juez! Eso se llama estar a la maduras pero no a las duras.

Un último ejemplo. Es algo que no puedo evitar. Ya lo iréis viendo. La prensa del corazón me saca de mis casillas, aunque entiendo que es un tipo de producto/servicio que tiene audiencia por lo que no lo eliminarán jamás. En este tipo de prensa se da mucho el típico comentario que se hace sobre un “famoso” que hace exclusivas en prensa y ya por ello los “colaboradores” de programas de prensa rosa defienden que al convertir su vida en pública (habiendo entrado en el juego de las exclusivas en prensa rosa) ya no tienen derecho a protestar cuando una legión de “paparazzis” le sigan noche y día hasta para ira mear. Doy mi opinión al respecto. Y lo hago con un ejemplo de cómo creo que debería funcionar esto del derecho:

Yo me pongo a trabajar para una empresa. Me contratan para un trabajo de 8 horas diarias para hacer tornillos. A cambio la empresa me paga 600€ al mes. Creo que quedan claros los deberes y obligaciones de cada uno ¿no?

Ahora un famoso decide firmar un contrato con una revista del corazón. A cambio de 300.000 € el famoso acepta mostrar todas sus vergüenzas y hacer una entrevista “sincera”. Creo que quedan claros los deberes y las obligaciones de cada uno ¿no?

¿Por qué cojones un periodista (de esos que acuden constantemente a su derecho de información por encima del derecho a la intimidad, honor, imagen…) no entiende que TODO lo que se haga fuera de dicho contrato famoso/revista es ilegal? Volviendo al ejemplo del currela que fabrica tornillos. ¿Se le podría decir al señor que fabrica tornillos durante 8 horas ,porque así lo ha pactado, que como ha aceptado hacerlo, que se ponga a fabricar tornillos fuera del horario laboral? No, lo vemos claro. ¿Por qué leches alguien que sí que acepta una exclusiva en unas condiciones debe aceptar que aquellos que no han pagado un duro, lo puedan ganar alegando su tan denostado “derecho a la información”? No lo entiendo. Lo que queda fuera del contrato, ¿no pasaría a ser su libertad, su intimidad su derechoa decidir cómo se maneja su imagen?

Ahí dejo toda otra nueva reflexión sobre la vida que nos envuelve.

Deja un comentario